Portal Ecclesia
A Igreja Ortodoxa Atualizações e notícias Seleção de textos Subsidios homiléticos para Domingos e Grandes Festas Calendário litúrgico bizantino Galeria de Fotos Seleção de ícones bizantinos Clique aqui para enviar-nos seu pedido de oração Links relacionados Clique para deixar sua mensagem em nosso livro de visitas Contate-nos
 
 
Loading
Biblioteca Ecclesia
 
 
 

Élisabeth Behr-Sigel

«La oración de intercesión»

Traducción del francés de Hieromonje Diego [Flamini]

Conferencia pronunciada en el encuentro internacional de Bâle del 26 al 28 octubre de 1990 de la Federación Internacional de la Acción de los Cristianos para la Abolición de la Tortura (FIACAT)

Élisabeth Behr-Sigel nació en Schiltigheim (Francia) el 21 de Julio de 1907. Protestante de origen, se convirtió al cristianismo ortodoxo en 1928. Estudió en la Universidad de Estrasburgo y en la Facultad Libre de Teología de París, obteniendo las licenciaturas en filosofía y teología y el certificado de actitud pedagógica para la enseñanza de la filosofía. Enseñó filosofía y psicopedagogía en la Escuela Normal de Nancy Maxéville, y fue asimismo profesora en el Instituto de Teología Ortodoxa San Sergio y en el Instituto Católico de París. Es autora de Prière et sainteté dans la Russie (1950), Alexandre Boukarev: un théologien de l'Église orthodoxe en dialogue avec le monde moderne (1977), Le ministère de la femme dans l’Église (1987), Discerner les signes des temps (2002), entre otros. Ha publicado numerosos artículos sobre teología ortodoxa, colaborando especialmente en las revista Contacts y Messager Orthodoxe. Murió el 26 de Noviembre de 2005, en París, a los 98 años.

l tema propuesto para nuestra meditación es la oración de intercesión: es la oración que dirigimos al Señor no sólo por nosotros mismos, sino también por otra persona, cercana o lejana. De modo que oramos por un hombre, por una mujer, un grupo, un pueblo. Oramos más particularmente por la asociación, el ACAT. Oramos por los prisioneros, los torturados. Oramos por las víctimas y por sus verdugos.

¿Cuál es el sentido auténticamente cristiano de esta oración? Una oración que surge a veces también del corazón del no-creyente como un grito en medio de la noche. En un pasaje autobiográfico de su último libro, Anachroniques, el escritor ortodoxo Olivier Clément hace memoria de una de tales oraciones de un no-creyente, oración lanzada al vacío por él mismo, siendo adolescente. Él había crecido en un medio totalmente ateo. Olivier Clément escribe en dicho libro:

“Una vez, sin embargo, en un momento de extremada angustia, alguien de mis más cercanos, a quien yo amaba, vivía una situación trágica. Lo había sorprendido en lágrimas y no podía consolarlo. Fue en ese entonces, que espontáneamente, oré. ¿Pero a quien me estaba dirigiendo?” (p. 12-13).

La oración de intercesión puede también aparecer como un movimiento humano espontáneo. A los cristianos se les enseña a quien dirigir la oración. Vemos en ella la expresión de la fe evangélica, de la fe en el Padre de Jesucristo y de la fe de Jesús el Salvador.

Sin embargo, algunos podrán objetar: ¿Acaso en su audacia, la oración de intercesión no pretende intervenir tanto en el designio de Dios, como en la relación misteriosa entre Dios y la persona humana? la oración de intercesión ¿no es más un fruto de la credulidad que de la fe, una credulidad en la que se mezclan la angustia, nuestro sentimiento de impotencia, los vestigios de una mentalidad arcaica, mágica, a la vez infantil y presuntuosa?

A nosotros, cristianos, esta pregunta nos es formulada desde fuera por los no-creyentes. Pero, ¿no surge también a veces de nuestro propio fondo, del fondo mismo de nuestra fe? Con el Centurión del Evangelio, exclamamos: “Señor, yo creo, ven en auxilio de nuestra falta de fe” (cf. Mc 9, 24). Y también, “Señor, ilumina nuestra fe”.

Interceder es entrar en el combate de Cristo

Al reflexionar en el tema que nos reúne, me viene a la memoria la confesión del escritor católico Henri Guillemin. En su libro L’Affaire Jésus, un testimonio de fe de un gran intelectual, Henri Guillemin reconoce que la oración de petición y en particular la de intercesión, fue para él un problema. Confrontado a esta cuestión, él se sentía “dubitativo y dividido”. Para Henri Guillemin, pedirle a Dios una cosa que no dependa de nosotros, tal o cual clase de beneficio, curación por ejemplo, a la que le adjudicamos un gran valor – pienso que un miembro del ACAT añadiría la liberación de tal o cual prisionero. A propósito de este tipo de oración, Henri Guillemin permanece indeciso, dubitativo, dividido. Y a veces, él se pronuncia del todo en oposición a este proceder espiritual. ¿Acaso Dios no sabe qué es lo mejor? “¡Cuidado con las supersticiones y el prestigio de la mitología!” escribe Guillemin. El pone la una contra la otra, estas dos experiencias vividas por millones de hombres y mujeres:

– En principio, él piensa en su propia experiencia, con su hijo agonizando. Su hijo se curó súbitamente en circunstancias que marcan el reacercamiento por la intercesión de un sacerdote amigo.

– Por el contrario, él piensa en la experiencia de Lamartine en la que su hija única, Julia, murió en sus brazos, en el momento en que Lamartine acababa de orar por ella como él jamás había rezado, al acogerse a la promesa de Jesús : “Todo lo que pidáis en oración con fe, lo recibiréis..” (Mt 21, 22). Entonces Henri Guillemin concluye : “¿Cuántos son los que por el mundo han pedido la misma cosa que Lamartine, y no han sido escuchados?” Surge en el corazón, y precisamente en el del creyente, preguntas blasfemas: “¿Entonces Dios se reserva el derecho de elegir a los beneficiarios de sus favores? Si es así, la desigualdad es la ley. Dueño absoluto de nuestros destinos, ¿bien tiene el derecho, no es así, de actuar según sus caprichos?”

El resultado de este género de experiencia para muchos, como para Lamartine, es a menudo la ruptura con la Iglesia, con la fe. Como si la comprobación fuera así de definitiva, que todo lo que ellos han creído hasta entonces no sea más que ensueño e ilusión.

Así se plantea la pregunta: ¿No haría mejor la Iglesia desaconsejando –como entre otros, parece hacerlo el islam- la oración de petición, y en particular la oración de intercesión? Estos tipos de oración ¿no apuntan por sobre el misterio del mal? No podemos eludir este cuestionamiento.

En el grito de Job –lo sabemos– nada se halla de respuesta racional. Job despide a los amigos razonadores que querían cerrarle la boca, y su grito se eleva hacia Dios. Frente al dolor y al pecado del mundo, nuestra oración ¿se limita solamente prolongar y a volver emitir ese grito? Sin embargo Cristo ha venido. Dios se ha hecho hombre. Él ha descendido hasta el fondo de nuestro infierno. La luz ilumina en las tinieblas. Sobre la boca de Job, Dios posa sus manos traspasadas por los clavos de la Cruz. Nuestras dificultades debidas a la oración de intercesión ¿no provendrán de una representación demasiado humana –menschlich, allzu menschlich, como dice Nietzsche– del Dios al que se dirige nuestra oración? Interceder –solemos creer–, consiste en defender la causa de alguien ante un Dios lejano, impasible. Pero, tal como lo escribe un autor espiritual ortodoxo contemporáneo, el “Monje de la Iglesia de Oriente”, interceder ¿no es más que dejar que Cristo, por el Espíritu Santo, ore en nosotros? Es adherir, participar de su intercesión que es un aspecto del combate librado por Él, por los que ama, contra las fuerzas del mal. Interceder, es entrar en el combate de Cristo. Es combatir junto a Él contra las potencias de las tinieblas – contra las fuerzas de muerte. Es participar en la agonía victoriosa de aquel que, como lo proclama el himno pascual, “por la muerte venció a la muerte”.

“Cristo está en agonía hasta el fin del mundo. Él no debe dormirse hasta aquel momento”, escribe Blas Pascal. Interceder, es velar con el Hijo de Dios hasta que llegue la mañana y que el último enemigo, la Muerte –todas las muertes– sea vencido. Ahora, el alba de esa mañana ya está elevada, la luz brilla en las tinieblas. Cristo muerto y resucitado es la estrella de la mañana.

Las raíces de la intercesión cristiana

Las raíces de la oración de intercesión cristiana se hunden en el sustrato de la revelación bíblica, de la fe en el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Este Dios es también el Dios de Jesucristo. Dios personal, totalmente trascendente. Totalmente-Otro, al mismo tiempo infinitamente cercano. Dios que habla al hombre. Dios que se deja interpelar por el hombre. Dios infinitamente justo e infinitamente misericordioso. Dios que se indigna, se aflige por el mal, pero que, lejos de querer la muerte del pecador, quiere que este último se arrepienta y viva.

En los grandes intercesores de la Antigua Alianza, los primeros cristianos con los Padres de la Iglesia tenían estas “figuras”, es decir las prefiguraciones de Cristo orando y ofreciéndose al Padre por la salvación de la humanidad. Es en esta perspectiva que les propongo traer a colación estos tres textos.

1) En principio el poema de intercesión de Moisés por su pueblo ante Yahvé, tal como aquel es presentado después de Deut. 9 y Ex. 32, por Clemente de Roma (fin del 1er siglo) en su primera epístola a los Corintios;

2) Luego, la evocación de la oración del profeta Eliseo sobre el hijo de la Sunamita en el 2º Libro de los Reyes, capítulo 4;

3) Para terminar, un pasaje de la oración llamada sacerdotal de Nuestro Señor, mientras se preparaba para librar el último combate.

1) Leemos el primer texto según la traducción hecha por nuestro amigo France Quéré de la Epístola de Clemente de Roma (1). Sirve de introducción a la oración de intercesión universal propuesta en la Iglesia, en la prolongación de la oración del Hijo de Dios mismo.

“Cuando Moisés ascendió a la montaña, y hubo pasado cuarenta días y cuarenta noches en ayuno y humillación, Dios le dijo : “Moisés, Moisés, desciende de aquí a toda prisa, pues tu pueblo ha pecado, el que hiciste salir de Egipto. Ellos se han apartado de la senda que tu les habías prescrito. Se han fundido ídolos.”

Y el Señor responde : “Ya una vez y aún otra vez, que te he dicho estas palabras : He visto a este pueblo, y he aquí, que él tiene la testuz rígida. Déjame que los destruya; borraré su nombre en debajo de los cielos, y haré de ti una grande y bella nación, mucho más numerosa que ellos”.

Y Moisés respondió: “¡Oh no, Señor! Perdona este pecado a este pueblo, o bórrame del Libro de los Vivos”.

¡Oh qué gran caridad, que perfección insuperable!, Un servidor habla atrevidamente a su Dueño, le implora el perdón de su pueblo o pide desaparecer junto con él!”

Así, para Clemente de Roma, releyendo el Antiguo Testamento a la luz de la venida de Cristo –del Hecho llamado Jesús, como dice Henri Guillemin–, la intercesión de Moisés es inseparable del ágape, del amor que es donación de sí a Dios por el otro, amor que es Dios mismo, revelado en Jesucristo.

2) La segunda figura de intercesor del Antiguo Testamento sobre la que yo querría insistir es del profeta Eliseo a partir del texto de 2 Reyes, 4. Una mujer, una sunamita, se arroja a los pies del hombre de Dios. Ella acababa de perder a su hijo único. El servidor de Eliseo la despidió. Pero “el hombre de Dios dijo: Déjala porque su alma está en la amargura”. Envía a su servidor, que al poner sobre el niño fallecido el bastón del profeta, intenta en vano hacerlo volver a la vida. Entonces el mismo Eliseo interviene: « En tanto Eliseo llegó a la casa, he aquí, que el niño estaba muerto, acostado sobre su lecho. Eliseo entró y cerró la puerta con ellos adentro, él oró al Eterno. Se levantó y se acostó sobre el enfermo: puso su boca sobre al boca del niño, ojos sobre ojos, manos sobre manos, y se extendió sobre él. Y la carne del niño volvió a calentarse. Eliseo se alejó, fue de aquí para allá por la casa, luego volvió a subir y se extendió sobre el niño. Y el niño estornudó siete veces y abrió los ojos. Eliseo llamó a Guehazí, y le dijo: “Llama a esta Sunamita”, Guehazí la llamó, y ella vino hacia Eliseo, que dijo:“¡Toma a tu hijo!” Ella fue y se arrojó a sus pies, y se prosternó rostro en tierra. Y ella tomó a su hijo, y salió. (2 Re 4, 32-37).

Así, Eliseo oró. Pues con su propio cuerpo cubrió el cuerpo del niño. ¿Qué le ha dicho a Yahvé? La Escritura no lo revela. Pero se desprende que él ha implorado al Dios Viviente de concederle el don de la vida para que en su momento él le trasmita al niño al entregarse él mismo para que el niño viva. Entre los tres se estableció una misteriosa comunicación: es la comunión de los santos, la comunión de aquellos en quienes y por quienes, según la gracia, actúa el Espíritu Santo: El Dios Viviente.

3) Algunos versículos de la oración de Cristo, llamada “sacerdotal”: Es su intercesión por los suyos, al tiempo que Jesús está a punto de comenzar por ellos el último combate contra las fuerzas del mal. Al orar al Padre –su Padre y nuestro Padre– por los suyos cuando parece separarse por su muerte humana –los suyos que pronto, humanamente, no lo verán más– Jesús dice: “Yo no te pido que los quites del mundo, sino que los guardes del mal (o del Malvado, como dicen ciertas traducciones). Como Tú me has enviado al mundo, yo los envío al mundo. Y para ellos yo me consagro a mí mismo, a fin de que ellos también sean consagrados por la Verdad”. “Yo no te ruego sólo por ellos. Ruego también por aquellos que, gracias a su palabra, creerán en mí. Que todos sean como Tú, Padre, Tú estás en mí y yo que estoy en ti, que sean en nosotros ellos también” (Jn 17, 15-21).

«Un esfuerzo sobrehumano para sostener tus miembros».

Jesús implora al Padre que nos envíe el Espíritu, el Consolador que nos une a Él. Comulgando con el Amor trinitario, nos transformamos en un sólo cuerpo, en el que todos los miembros son solidarios. Es la conciencia de esta solidaridad la que hace surgir una oración como la que está a continuación, compuesta durante la guerra en un campo de batalla:

(...) Cuando te veía regresar, camarada,
todas las tardes,
encadenado, marchando con pie dolorido.
Y que entonces se te volvía a poner otros hierros en los pies,
Cuando veía tus grandes ojos serenos
con un fondo de tormento,
te miraba con espanto,
presentía algo horrible
hasta el día en que deslizaste en mi oído
esa torsión de pies y de miembros.
Y esa angustia una tarde en que sentías
que tu secreto estaba por salir de tus labios
(Ellos vinieron para intentar sacártelo
en la noche como ladrones y bandidos)
y tu espantoso secreto de soldado.
Ante aquello que tanto temías como traición,
y tentación de suicidio,
y el amor de tu mujer y de tus gozos.
que jamás había comprendido cómo esa tarde allí,
lo que debía ser la oración por otros
como un esfuerzo sobrehumano
para sostener tus miembros
Oh Cristo, fiel hasta la muerte (2)

«Líbranos del Mal»

Estos textos extraídos de los escritos de un Monje de Oriente (3) son todo lo contrario a un gemido.

“Líbranos del mal (líbranos de ese o aquel mal). Esta petición no debe ser ninguna clase de gemido. Ella debe ser un grito atrevido y fuerte, lleno de confianza. Ella debe ser la proclamación de nuestra entrada en combate a los flancos de Jesucristo.

“Pues Jesús, y su Padre, y su Espíritu combaten. Dios no es un espectador impasible de nuestras luchas, sentado en un trono lejano. Él se mezcla en nuestro esfuerzo. Dios respeta la libertad de los hombres, y en consecuencia, puede parecer vencido, herido y aún (en tal o cual alma) matado en el curso de la batalla, mas es a Él a quien pertenecerá la victoria. La Escritura habla algunas veces como si Dios sufriera lo que nos sucede. Existe, en efecto, un sufrimiento divino. De ninguna manera en el sentido que la esencia divina pueda ser disminuida o violentada por un suceso cualquiera. Dios no “sufre”. Pero Él puede voluntariamente tomar sobre sí nuestros sufrimientos y asimilarlos a sí mismo, penetrarlos, transfigurarlos, incorporándolos y así produciendo un cambio en ellos, como el agua del cáliz, mezclada con el vino, se transforma también ella en Sangre de Cristo. (...)

“¡Líbranos del mal! Esta es la oración que sube hacia Dios de todos lados. Las multitudes postradas que tienen hambre y frío, los refugiados, los niños que mueren faltos de atención, los prisioneros, los detenidos de los campos de concentración, los afligidos, los pecadores, los asesinos, los ladrones, los prostitudos – todos desean, en su mayor parte conscientemente, algunos inconscientemente, ser librados del mal. Muchos de ellos no saben a quien dirigir la aspiración de su corazón. Nos corresponde a nosotros el darle una expresión a esta oración que se desconoce”.

Permanencia y actualidad de la Pasión de Cristo

Otro texto del Monje de la Iglesia de Oriente:

“Señor, tu Pasión no ha llegado a su fin. Tus heridas están aún sangrantes. Se te crucifica hoy todavía. ¿Mas dónde? No hay más que leer los diarios. Tu cuerpo es torturado, crucificado en todo lugar y a toda hora, en tus miembros humanos”.

“¡Señor Jesús ora en mí, Tú mismo. Que haga silencio, y que tu voz sola se eleve! Si tu oración se transforma en mía, si yo te dejo orar en mí, todos los sucesos y todas las creaturas del mundo entrarán en mi oración y serán llevadas por ella. Señor, sé Tú mismo mi oración”.

“Permanencia, actualidad de la Pasión del Salvador. Él se ha atado las manos por nuestra libertad. Él combate con nosotros, por nosotros. A menudo, él está herido. A veces, parece estar muerto en un alma. El acto mismo por el que él conoce todo sufrimiento humano es una identificación más profunda e íntima con este sufrimiento que cualquier compasión o piedad extranjera y que la misma conciencia que tiene de su propio dolor aquel que sufre. Porque Jesús conoce desde el interior y no desde afuera. Su conocimiento es prensión y comprensión, penetración y toma de posesión. El toma y apropia lo que es conocido, como el hierro enrojece hasta ponerse blanco cuando apropia el fuego al que es expuesto. Por eso, en cuanto Dios, Jesús es el Ser del cual nosotros solo participamos; Él “es” el ser que nosotros solamente “tenemos”. Su ser es interior a todos los seres, más interior a cada hombre que lo que este hombre lo es a sí mismo”.

Con Jesús, orar por los verdugos

En el Monje de la Iglesia de Oriente, se lee lo siguiente:

“Orar por los pecadores, por los verdugos, por los que torturan y en los que Cristo parece muerto. Esto no puede ser menos que abogar por ellos junto a Dios, que aplicar a su nombre el nombre de Jesús y adherir a la intercesión por ellos del mismísimo Señor”.

El Espíritu mismo intercede

San Pablo se dirige así a los cristianos de Roma:

“Sabemos que, hasta hoy en día, la creación toda entera suspira y sufre dolores de parto. Y esto no le sucede a ella solamente, sino a nosotros también, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también suspiramos y morimos... empero, el Espíritu nos auxilia en nuestra debilidad, porque no sabemos lo que nos conviene pedir en nuestras oraciones. Pero el Espíritu mismo intercede con suspiros inenarrables; y aquel que sondea los corazones conoce el pensamiento del Espíritu, porque es según Dios que él intercede en favor de los santos” (Rm. 8, 22).

En cuanto al Apocalipsis: “El Espíritu y el Esposo dicen: ¡ven! Amén, ven Señor Jesús” (Ap. 22). Por consiguiente, ven Señor-Amor. ¡Obtén la victoria!

NOTAS

(1) Les Pères apostoliques, traducción e introducción de France Quéré, Paris, Ed. Seuil, 1980.

(2) Jean Cayrol, Poèmes de la nuit et du brouillard, Annecy, 1945.

(3) Aquí están reunidos textos tomados de diversas obras del Monje de la Iglesia de Oriente, seudónimo del archimandrita Lev Gillet, fallecido en Londres en 1980: Notre Père, Cerf, París, 1988; Jesús, Simples regards sur le Sauveur, Seuil; La Prière de Jésus, Seuil, 1974

Fonte:

Torturés, tortionnaires, espérance chrétienne, Actes de la rencontre internationale de Bâle, 26-28 octobre 1990, Fédération internationale de l’Action des chrétiens pour l’abolition de la torture (FIACAT), Cerf, 1992.

Monasterio de la Transfiguración de nuestro Señor Jesucristo

 

Voltar à página anterior Topo da página
NEWSIgreja Ortodoxa • Patriarcado Ecumênico • ArquidioceseBiblioteca • Sinaxe • Calendário Litúrgico
Galeria de Fotos
• IconostaseLinks • Canto Bizantino • Synaxarion • Sophia • Oratório • Livro de Visitas