Portal Ecclesia
A Igreja Ortodoxa Atualizações e notícias Seleção de textos Subsidios homiléticos para Domingos e Grandes Festas Calendário litúrgico bizantino Galeria de Fotos Seleção de ícones bizantinos Clique aqui para enviar-nos seu pedido de oração Links relacionados Clique para deixar sua mensagem em nosso livro de visitas Contate-nos
 
 
Loading
Biblioteca Ecclesia
 
 
 

Vladimir Lossky

(1903-1958)

Христос воскресе!
¡Cristo ha resucitado!

Traducción del Dr. Martín E. Peñalva

l Padre acepta el sacrificio del Hijo “por economía”: “el hombre tenía que ser santificado por la humanidad de Dios” (San Gregorio de Nacianzo, Oración 45, Sobre la Santa Pascua). La kenosis culmina, y termina en la muerte de Cristo, para santificar a toda la condición humana, incluyendo la muerte. ¿Cur Deus homo? No sólo a causa de nuestros pecados sino por nuestra santificación, para introducir todos los momentos de nuestra vida caída dentro de aquella vida verdadera que no conoce nunca la muerte. Por la resurrección de Cristo, la plenitud de vida es insertada en el árbol seco de la humanidad.

La obra de Cristo presenta, por consiguiente, una realidad física, incluso biológica. En la cruz, la muerte es absorbida en la vida. En Cristo, aquella entra en la divinidad y se consume, ya que “no halla un lugar allí”. La redención, de este modo, significa una lucha de la vida contra la muerte, y el triunfo de la vida. La humanidad de Cristo constituye el primer fruto de una nueva creación. Mediante esta una fuerza de vida es introducida en el cosmos para resucitarlo y transfigurarlo en la destrucción final de la muerte. Desde la Encarnación y la Resurrección la muerte está debilitada, ya no es absoluta. Todo converge hacia la apokatastasis tôn pantôn, es decir, hacia la completa restauración de todo aquello que es destruido por la muerte, hacia el abarcamiento del cosmos entero por la gloria de Dios que llega a ser todo en todas las cosas, sin excluir de tal plenitud a la libertad de cada persona, antes de que la conciencia total de su miseria le sea comunicada por la luz divina.

Y así debemos completar la imagen legal de la redención por medio de la imagen sacrificial. La redención es también el sacrificio donde Cristo, siguiendo a la Epístola a los Hebreos, aparece como el eterno sacrificador, el Sumo Sacerdote de acuerdo al orden de Melquisedec, que finaliza en el cielo lo que comenzó en la tierra. La muerte en la cruz es la Pascua de la Nueva Alianza, consumando en una sola realidad todo lo que está simbolizado por la Pascua hebrea. Por la liberación de la muerte y la introducción de la naturaleza humana en el Reino de Dios se realiza el único verdadero Éxodo. Este sacrificio, esta entrega de la misma voluntad a la que Adán no pudo consentir, ciertamente representa una expiación. Pero sobre todo, representa un sacramento, el sacramento par excellence, el don gratuito a Dios, a través de Cristo en su humanidad, del primer fruto de la creación, el cumplimiento de aquella inmensa acción sacramental, correspondiente en primer lugar a Adán, que la nueva humanidad debe completar, la ofrenda del cosmos como receptáculo de la gracia. La resurrección opera un cambio en la naturaleza caída, abre una prodigiosa posibilidad: la posibilidad de santificar la muerte misma. En lo sucesivo, la muerte ya no es un impás, sino una puerta al Reino. La gracia es devuelta a nosotros, y si bien la portamos como “vasijas de barro”, o receptáculos todavía mortales, nuestra fragilidad asumirá ahora un poder que vence a la muerte. La pacífica confianza de los mártires, insensible no sólo al miedo sino al mismo sufrimiento físico, prueba que una conciencia efectiva de la Resurrección es, en lo sucesivo, posible para el cristiano.

San Gregorio de Nisa ha enfatizado bien este carácter sacramental de la Pasión. Cristo, dice Gregorio, no esperó ser forzado por la traición de Judas, la iniquidad de los sacerdotes, o la falta de conciencia del pueblo: “Anticipó dicha voluntad maligna, y antes de ser forzado, se dio libremente en la víspera de la Pasión, Jueves Santo, ofreciendo su carne y su sangre”. Es este el sacrificio del cordero inmolado antes del comienzo del mundo, que es de este modo libremente realizado aquí. La verdadera Pasión comienza el Jueves Santo, pero en total libertad.

Poco después vino Getsemaní, luego la cruz. La muerte en la cruz es la de una persona divina: sometida por medio de la humanidad de Cristo, aquella es sufrida concientemente por su eterna hypostasis. Y la separación del cuerpo y el alma, el aspecto fundamental de la muerte, también se interrumpe en el Dios-Hombre. El alma que desciende al Infierno permanece “enhypostasiada” en el Verbo, y además el cuerpo pende sobre la Cruz. Asimismo, la persona humana permanece igualmente presente en Su cuerpo recobrado por los elementos, como en Su alma. Es por ello por lo que veneramos las reliquias de los santos. Pero aún más así es esto cierto en el caso de Cristo, debido a que la divinidad permanece ligada tanto al cuerpo que duerme el “sueño puro” del Sábado Santo en el sepulcro, como en el alma victoriosa que derriba las puertas del infierno. ¿Cómo, efectivamente, pudo la muerte destruir esta persona que la sufre en toda esta trágica ruptura, puesto que esta persona es divina? Es por eso por lo que la Resurrección está ya presente en la muerte de Cristo. La vida brota desde la tumba; es manifestada por la muerte, en la misma muerte de Cristo. La naturaleza humana triunfa sobre una condición anti-natural. Para ello es, en su totalidad, reacogida en Cristo, “recapitulada” por Él, para adoptar la expresión de San Ireneo. Cristo es la Cabeza de la Iglesia, es decir, de la nueva humanidad en cuyo corazón no hay pecado, ni a la que poder adverso puede de ahora en adelante finalmente separar al hombre de la gracia. En Cristo, una vida humana puede siempre comenzar de nuevo, no obstante esté cargada de pecado. Un hombre puede siempre entregar su vida a Cristo, de modo que Él lo restablezca y libere completamente. Y tal obra de Cristo es válida para todo el conjunto de la humanidad, incluso más allá de los límites visibles de la Iglesia. Toda fe en el triunfo de la vida sobre la muerte, todo presentimiento de la Resurrección, son creencia implícita en Cristo: solamente por el poder de Cristo se quita, y se quitará, la muerte. Desde la victoria de Cristo sobre la muerte, la Resurrección se ha vuelto la ley universal para la creación; y no solo para la humanidad, sino para las bestias, las plantas y las piedras, para todo el cosmos en el cual cada uno de nosotros es la cabeza. Estamos bautizados en la muerte de Cristo, cubiertos por el agua para surgir nuevamente con Él. Y, para el alma iluminada en las aguas bautismales de las lágrimas, y ardiendo con el fuego del Espíritu Santo, la Resurrección no es sólo esperanza sino realidad presente. La parusía comienza en las almas de los santos, y san Simeón el Nuevo Teólogo puede escribir: “Para aquellos que se han vuelto hijos de la luz y del día venidero, para aquellos que siempre caminan en la luz, el Día del Señor no llegará nunca, puesto que están ya con Dios y en Dios”. Un océano infinito de luz fluye del cuerpo resucitado del Señor.

Fonte:

Vladimir Lossky, Orthodox Theology, St. Vladimir’s Seminary Press, 1978, págs. 115-118.

Monasterio de la Transfiguración de nuestro Señor Jesucristo

 

Voltar à página anterior Topo da página
NEWSIgreja Ortodoxa • Patriarcado Ecumênico • ArquidioceseBiblioteca • Sinaxe • Calendário Litúrgico
Galeria de Fotos
• IconostaseLinks • Canto Bizantino • Synaxarion • Sophia • Oratório • Livro de Visitas