Portal Ecclesia
A Igreja Ortodoxa Atualizações e notícias Seleção de textos Subsidios homiléticos para Domingos e Grandes Festas Calendário litúrgico bizantino Galeria de Fotos Seleção de ícones bizantinos Clique aqui para enviar-nos seu pedido de oração Links relacionados Clique para deixar sua mensagem em nosso livro de visitas Contate-nos
 
 
Loading
Biblioteca Ecclesia
 
 
 

Teólogos Ortodoxos Contemporâneos:

Vladimir Lossky

(1903-1958)

Nació e1 8 de Junio de 1903, lunes de Pentecostés. Después de sus estudios en Petrogrado, llega a Paris en 1924. Pronto, una fuerte amistad lo une a Eugraf Kovalevsky y entra en la Cofradia San Focio, con vistas a una ortodoxia universal, capaz de revivificar las tradiciones ortodoxas de la Francia de los once primeros siglos. Casado en 1938, tuvo cuatro niños. En 1945 enseña teología en el Instituto Ortodoxo San Dionisio para formar a los presbíteros de la iglesia Ortodoxa de Francia. Escribe obras esenciales: Teologia Mística de la iglesia de Oriente (1944); A la Imagen y Semejanza de Dios (1967);etc. Muere el 7 de febrero de 1958.

1. El Pecado Original

l origen del mal reposa en la libertad del hombre. Por eso el mal es inexcusable, pues sólo tiene origen en la libertad del ser que lo realiza: el hombre da lugar al mal en su voluntad y lo introduce en el mundo.[...] Pero la actitud de Lucifer nos revela la raíz de todo pecado: el orgullo como rebelión contra Dios. El primero que fue llamado a la deificación por la gracia quiso ser dios por sí mismo. Seréis como Dios, dice la serpiente, y así no engaña totalmente al hombre, también llamado a la deificación. Pero aquí, "como" significa la igualdad del resentimiento: dios autónomo contra Dios, dios sin Dios. Cuando Dios llama a Adán (el Hombre) , éste, en lugar de acercarse a su Hacedor, acusa a la mujer que Tú pusiste cerca de mi. El hombre rehúsa su responsabilidad y la proyecta sobre la mujer y sobre Dios mismo. [...]

Desde ese momento, el hombre se separa de Dios y su naturaleza se hace no natural, se vuelve contra su naturaleza: el espíritu humano se invierte.[...] El espíritu debía vivir de Dios; el alma, del espíritu; y el cuerpo, del alma. Pero el espíritu empieza a parasitar el alma al nutrirse de valores no divino. El alma parasita el cuerpo y las pasiones se alzan. El cuerpo finalmente parasita el universo terrestre.[...] Pero Dios introduce una cierta pedagogía para evitar una total desintegración por el mal: más vale morir, es decir, ser excluído del "Arbol de Vida", que vivir eternamente en el pecado (morir de muerte, o la desintegración del pecado).

Mas el mundo verdadero, la verdadera naturaleza se afirmarán por la Gracia. El pecado inicia el drama de la salvación. El Cristo, segundo Adán, elegirá a Dios allí donde el primer Adán se había elegido a sí mismo. Satán ofrecerá al Cristo la misma tentación, mas tres veces la tentación se quebrará contra las voluntades unidas de Dios y del hombre. [...]

2. La Obra del Espíritu Santo en la Iglesia

La Encarnación y la obra salvadora del Cristo, tomadas aparte de la economía del Espíritu Santo, no pueden justificar la multiplicidad personal de la Iglesia, tan necesaria como su unidad natural en el Cristo. El misterio de Pentecostés es tan importante como el de la Salvación. La obra salvadora es una condición indispensable de la obra deificante del Espíritu Santo. [... ] El Hijo Se hizo semejante a nosotros por la Encarnación y nos hacemos semejantes a El por la deificación, participando de la divinidad en el Espíritu Santo que la comunica a cada persona humana. La obra redentora del Hijo concierne a nuestra naturaleza y la obra deificante del Espíritu Santo se dirige a nuestras personas. Las dos obras son inseparables: es la "economía" de la Santa Trinidad, cumplida por las dos Personas divinas que - el Padre envía al mundo.

Desde el punto de vista de nuestro estado de decadencia, la meta de la economía divina se llama redención o salvación: es el aspecto negativo en relación con el pecado. Desde el ponto de vista de nuestra vocación última, es la deificación: es el aspecto positivo del mismo misterio que se cumple en cada persona humana en la Iglesia y que se revelará plenamente en el mundo venidero, cuando, después de haber reunido todo en el Cristo, "Dios será todo en todo".

3. La Santa Madre de Dios

La Encarnación no fue solamente la obra del Padre, de su Virtud y de su Espíritu, sino también la obra de la voluntad y de la fe de la Virgen. Sin el consentimiento de la Inmaculada, sin la ayuda de la fe, ese designio era tan irrealizable como sin la intervención de las Tres Personas divinas mismas. Es sólo después de haberla instruido y persuadido que Dios la toma por Madre y recibe de ella la carne que ella desea darle. Así como El Se encarnaba voluntariamente, así también quería que su Madre lo diera a luz libremente y con plena aceptación" (Nicolas Cabasilas).

A partir de san Justino y de san Ireneo, los Padres opusieron a menudo Eva a Maria. Por la desobediencia de la primera, la muerte entró en la humanidad; por la obediencia de la "segunda Eva", el Autor de la vida Se hizo hombre y entró en la descendencia de Adán. Pero entre las dos está toda la historia del Antiguo Testamento, el pasado del que no podemos separar a Aquélla que se convirtió en Madre de Dios. Si ella fue elegida para realizar esa función única en la obra de la Encarnación, esta elección continúa, terminándolas, todas las elecciones que la prepararon. No es en vano que la Iglesia Ortodoxa, en sus textos litúrgicos, llama a David "el antepasado de Dios" y habla en los mismos términos de Joaquín y Ana, "santos y justos antepasados de Dios". El dogma católico-romano sobre la Inmaculada Concepción parece quebrar esta sucesión ininterrumpida de la santidad del Antiguo Testamento, santidad que encuentra su cumplimiento en el momento de la Anunciación, cuando el Espíritu Santo desciende sobre la Virgen y la hace capaz de recibir en su seno al Verbo del Padre. La Iglesia Ortodoxa no admite esta exclusión de la Santa Virgen del resto de la humanidad caída, ese "privilegio" que hace de ella un ser redimido antes de la obra redentora, con vistas al mérito futuro de su Hijo. No es en virtud de un privilegio recibido en el momento de su concepción por sus padres que veneramos a la Madre de Dios, considerándola por encima de toda criatura. Ella era santa y pura de todo pecado desde el seno de su madre, y sin embargo, esta santidad no la colocaba fuera del resto de la humanidad anterior al Cristo. Ella no estaba, en el momento de la Anunciación, en un estado análogo al de Eva antes del pecado. La primera Eva, que fue "madre de los vivientes", prestó oídos a las palabras del seductor encontrándose en el estado paradisíaco, el de la humanidad inocente. La segunda Eva, elegida para convertirse en Madre de Dios, escuchó la palabra Angélica en el estado de la humanidad caída. Por eso esta elección única no la separó del resto de la humanidad, de todos sus antepasados y sus hermanos humanos, santos o pecadores, que ella representó en lo que tenían de mejor.

Como tos otros hombres, como san Juan Bautista, cuya concepción y natividad la Iglesia festeja también, la Santa Virgen nació bajo la ley del pecado original, cargando como todos con la misma responsabilidad común de la caída. Pero el pecado nunca pudo actualizarse en su persona; la herencia pecaminosa de la caída no podía tocar su recta voluntad. Ella representa la cima de la santidad que jamás pudo alcanzarse antes del Cristo.[...]

La primera Eva fue tomada de Adán: es una persona que, en el momento de su creación por Dios, toma la naturaleza de Adán para servir le de complemento. Encontramos una relación inversa en el caso de la Nueva Eva: es por ella que el Hijo de Dios se convierte en "el último Adán", tomando de ella la naturaleza humana. Adán fue antes que Eva, el Ultimo Adán después de la Nueva Eva.[...]

La que dio a luz a Dios según la carne guardaba en su corazón todas las palabras que revelaban la divinidad de su Hijo. Es un testimonio sobre la vida espiritual de la Madre de Dios. San Lucas nos la muestra no solamente como un instrumento que sirvió voluntariamente a la Encarnación, sino también como una persona que tiende a completar en su conciencia el hecho de su maternidad divina. Después de haber prestado su naturaleza humana al Hijo de Dios, ella trata de recibir de EI lo que todavía no posee en común con El - la participación en la divinidad. La divinidad habita corporalmente en su Hijo (Col. 2,9). El lazo natural que la une al Dios-Hombre todavía no confirió a la persona de la Madre de Dios el estado de criatura deificada, a pesar del descenso del Espíritu Santo el día de la Anunciación; descenso que la hizo capaz de realizar su función única. En ese sentido, la Madre de Dios, antes que la Iglesia, antes de Pentecostés, permanece unida aun a la humanidad del Antiguo Testamento, a los que esperan "la promesa del Padre", "el bautismo del Espíritu Santo" (Hechos 1,4-5).

La Tradición nos muestra a la Madre de Dios en media de los discípulos el día de Pentecostés, recibiendo con ellos el Espíritu Santo comunicado a cada uno en una lengua de fuego. Esta concuerda con el testimonio de los Hechos: los Apóstoles, después de la Ascensión, "permanecían unánimes en la plegaria con algunas mujeres y Maria, Madre de Jesús, y sus hermanos" (1,14). "Estaban todos unánimemente juntos el día de Pentecostés" (2,1). Con la Iglesia, la Madre de Dios recibió la última condición que le faltaba para poder crecer "como hombre perfecto, en la medida de la plena estatura del Cristo" (Ef. 4,13) .

Aquélla que, por el Espíritu Santo, recibió en sus entrañas la persona divina del Hijo, recibe ahora al Espíritu Santo enviado por el Hijo.

San Gregorio Palamas llama a la Madre de Dios "el límite de lo creado y lo increado". Junto a una hipóstasis divina encarnada, hay una hipóstasis humana deificada... Si la Santísima consumó la santidad de la Iglesia, toda la santidad posible para un ser creado, se trata ahora de otra transición: del mundo del devenir hacia la eternidad del Octavo Día, de la Iglesia hacia el Reino de los Cielos. Esta gloria última de la Madre de Dios, el fin realizado en una persona creada antes del fin del mundo, debe situarla desde ahora más allá de la muerte, de la Resurrección y del Juicio último. Ella comparte la gloria de su Hijo, reina con El, preside con El los destinos de la Iglesia y del mundo que se desarrollan en el tiempo, intercede por todos ante Aquél que vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos.

La transición suprema, por la cual la Madre de Dios se une a la gloria celestial de su Hijo, es celebrada por la Iglesia el día de la Asunción: una muerte que, según la convicción íntima de la Iglesia, no podía dejar de ser seguida por la resurreccción y la ascensión corporal de la Santísima.[...]

Si la enseñanza sobre la Madre de Dios pertenece a la tradición, es solo a través de la experiencia de nuestra vida en la Iglesia que podremos comprender la devoción sin limites que la Iglesia le ha ofrecido, y el grado de esta comprensión será la medida de nuestra pertenencia al Cuerpo del Cristo.

Fonte:

Revista Fuentes, 1993. Argentina. «“Teólogos Ortodoxos Contemporâneos»

 

Voltar à página anterior Topo da página
NEWSIgreja Ortodoxa • Patriarcado Ecumênico • ArquidioceseBiblioteca • Sinaxe • Calendário Litúrgico
Galeria de Fotos
• IconostaseLinks • Canto Bizantino • Synaxarion • Sophia • Oratório • Livro de Visitas